Tratamiento de conducto

El tratamiento de conducto o Endodoncia es un tratamiento que le permite dar solución al diente que tiene caries muy profunda y ya afectó al “nervio” (pulpa) del diente, eliminando por completo el dolor y/o infección, en orden de poder ser restaurado posteriormente para recuperar por completo su función estética y masticatoria. Este tratamiento NO duele si los profesionales tenemos el cuidado de poner una técnica de anestesia efectiva y en cantidad adecuada al caso particular. Además, cada paciente tiene su propio tiempo para que “le haga efecto”, por lo que debemos respetar las particularidades de cada persona para dar así una experiencia libre de stress y de dolor.

La endodoncia o tratamiento de conducto antiguamente se realizaba en varias sesiones, en su mayoría tediosas para el paciente, lo que ha estigmatizado al tratamiento de conducto como una experiencia negativa y a veces hasta traumática. Afortunadamente en la actualidad eso ha cambiado por completo gracias a la tecnología y mejor entendimiento del paciente por parte endodoncista, y hoy en día se puede realizar un tratamiento completo en tan sólo 1 sesión de hasta incluso 45 minutos, sin dolor ni discomfort, y al término de ésta los pacientes pueden seguir haciendo sus actividades normalmente.

El tratamiento de conducto o Endodoncia, requiere desgastar estructura dental dañada por caries para poder asegurar una completa desinfección, por lo que el diente queda parcialmente debilitado respecto a un diente sano; sin embargo al mantener ciertos factores controlados, el tratamiento de conducto puede y debe durar por muchos años. Los factores que se deben controlar son:

1) Restauración o Rehabilitación del remanente dentario: una vez realizada la endodoncia, se debe recuperar de forma definitiva el remanente dentario perdido, el cual debe quedar sellado perfectamente para evitar infiltraciones de bacterias presentes en la boca. Si la restauración es deficiente, el tratamiento de conducto se contaminará y se perderá.

2) Dureza de alimentación y Bruxismo: al estar más debilitada la estructura dentaria, se debe evitar masticar alimentos de extrema dureza tales como almendras, turrón, maíz o cuescos de por ejemplo aceituna. Asimismo si el paciente sufre de bruxismo se debe proteger la estructura con un plano de alivio oclusal.

3) Visitas o controles periódicos: para controlar que no existan caries, o que no exista ningún factor que esté sobrecargando el diente tratado endodonticamente.

Un mito asociado al Tratamiento Endodontico o tratamiento de conducto, es que “Los dientes con tratamiento de conducto se ponen negros”. Esto NUNCA debe ocurrir si se realiza correctamente el tratamiento de conducto. Sólo ocurre cuando el diente lleva mucho tiempo infectado sin tratamiento, o cuando se realizó un MAL TRATAMIENTO. Lo que sí ocurre es que el diente pierde su flujo sanguíneo que lo mantiene vital y por ende se torna levemente amarillo claro, imperceptible en molares y premolares, y levemente perceptible en dientes anteriores, pero existen diversas alternativas para recuperar la estética original de éste.

Tratamientos Relacionados

Artículo

Frenillos invisibles

Dentro de la odontología existe un procedimiento intervención multidisciplinaria con fines de foco más…

Brackets de zafiro

Brackets de zafiro

Dentro de la odontología existe un procedimiento de intervención multidisciplinaria con fines de foco más…

Artículo

Tratamiento conducto

El tratamiento de conducto o Endodoncia es un tratamiento que le permite dar solución al diente que tiene caries muy profunda...

Cerrar X

Reserva

Reserva tu hora

Reservar
Posicionamiento Orgánico en Google:
Contáctenos

Ingrese nombre:

Ingrese correo:

Ingrese teléfono:

Ingrese comentario:

Desarrollado por